Madriz

El norteño departamento de Madriz posee diversos atractivos naturales y culturales en su mediano territorio, compuesto por altos valles interrumpidos por montañas en donde predominan las frescas temperaturas. Además de sus tranquilas pequeñas ciudades y pueblos con centros de características casas de adobe con techos de tejas, en la región es posible visitar interesantes formaciones geológicas, bosques de pino o nebliselva, ríos de buen caudal, fincas cafetaleras y de otros cultivos, así como pequeños pero muy activos talleres artesanales de productos decorativos y gastronómicos.

El monumental Cañón de Somoto es uno de los atractivos principales aquí. Accesible y cercana a la ciudad principal, esta antiguísima estructura natural está formada por altos paredones de roca desnuda que recorren paralelos el lecho del río Coco o Wangki, que nace por allí. El sitio ofrece un bonito paraje para excursionar, practicar el rappel, apreciar el panorama circundante o disfrutar de las aguas del río nadando, o recorriéndolas en neumáticos inflados o pequeñitos botes de madera.

Con su simpático y calmado centro, la mediana ciudad de Somoto es un destino de interés por sí misma y un buen punto desde dónde explorar la región. La urbe es el núcleo administrativo de todo el departamento. En su casco urbano hay hoteles, bares y restaurantes, además de un pequeño museo arqueológico en el arbolado parque central. Uno de sus mayores atractivos son los diversos talleres artesanales que producen rosquillas y otros bocadillos tradicionales, en donde se puede apreciar el proceso y comprar.

En el extremo Suroeste se encuentran en secuencia tres zonas montañosas de interés. La primera es San Lucas; en su comarca Loma Panda hay un taller artesanal familiar donde elaboran diversas piezas de barro. Luego está La Sabana, en cuyo territorio está parte de la reserva natural de Tepesomoto y La Pataste, con cimas de nebliselva -compartida con Estelí-. Finalmente está la interesante Cusmapa, donde hay un taller que produce artesanías con hojas de pino y dos atractivos miradores con extensas vistas panorámicas que dominan el occidente del país.

En el centro del departamento están otras dos localidades que destacan por la produción artesanal en sus pequeños pueblos de ambiente apacible. Está la simpática Yalagüina, que posee también diversos talleres que producen rosquillas y otros bocadillos de gran calidad. Muy cerca, hacia el Norte, está Totogalpa, que se ha hecho famosa por las creativas artesanías de tusa (la cáscara del maíz) que fabrica una familia local, aunque también hay un menos conocido taller donde se elaboran piezas artesanales con jícaros pintados a mano.

Hay muchos otros destinos y atractivos poco conocidos o sin explorar en el departamento de Madriz, que está compuesto por 9 municipios. El turismo empieza a despertar como actividad productiva en el área. Hacia el Este de su territorio se puede apreciar la vida campesina en sus sencillos pueblos como Palacagüina y Telpaneca. También está San Juan de Río Coco, con sus cerros Quibuto y Malacate, y su cascada de la Gruta de la Virgen de Lourdes, ubicada a orillas de la carretera.

Municipios
Somoto

El centro de este municipio es la ciudad de Somoto, que posee un centro bastante apacible y un pequeño museo de piezas precolombinas encontradas en la zona. Conocida como “la ciudad de los burros” por la abundancia de ese animal doméstico, Somoto es popular por los múltiples y productivos talleres artesanales de rosquillas repartidos en su casco urbano. En la periferia rural se ubican el santuario religioso de Cacaulí y la impresionante formación geológica Cañón de Somoto o Namancambre. Somoto es la cabecera departamental de Madriz.